Casa Aneiros Tranquilidad y Encanto de Antaño


Vaya al Contenido

San Andres de Teixido

Entorno

En la sierra de la Capelada a unos doce o trece kilómetros de Cedeira, se encuentran la población y santuario de idéntico nombre conocidos como San Andrés de Teixido, San Andrés de "Lonxe" o San Andrés "Do cabo do mundo".

La leyenda o leyendas sobre el lugar datan de fechas remotas e indefinidas. Según tales historias el Santo, algo envidioso de la afluencia de peregrinos a Santiago, permanecía triste y apagado. Un día recibió la visita del mismísimo Señor en compañía de San Pedro. Como quiera que el Santo formulara sus quejas a tan insignes autoridades el Todopoderoso le prometió que a su santuario acudirían en romería todos los mortales y, quien no lo hiciera de vivo, vendría a verle de muerto. Por otro lado la leyenda cambia y se cuenta señalando que uno de los doce Apóstoles llegó en barco a los acantilados de Teixido y que su barca naufragó quedando convertida en el peñasco conocido como A Barca de San Andrés. El mal trago fue compensado con la promesa que Dios le hizo, según la cual tendría un santuario y una romería que duraría hasta el fin del mundo y que, vivos o muertos, habrán de acudir al lugar todos los mortales.

Lo cierto es que el monasterio de San Andrés existe desde al menos desde el siglo XII, siendo en esta época patrimonio de la Orden de Malta. El edificio actual data del siglo XVI y sus obras continuaron durante los siglos XVII y XVIII. Muestra un estilo gótico en la entrada y en los murales representativos del martirio de San Andrés. Encontramos un cierto estilo barroco en el retablo mayor y en la imagen del relicario, el cual contiene un supuesto hueso del Apóstol.

Para llegar al santuario cogeremos el camino que bordea el río Condomiñas hasta llegar a la Cruz de Nogueira, dirigiendo nuestro andar hacia el mirador Os Candris y desde aquí bajamos hasta la ermita de San Andrés de Teixido. Una vez visitado el lugar, oidas las leyendas que sobre el mismo cuentan lo lugareños y disfrutado de este mágico entorno, podremos acercarnos a la Fonte do Santo y terminaremos el viaje en el mirador natural de Vixía de Herbeira, en la que nos encontraremos con la mayor cota de un acantilado sobre el mar que podramos encontrar en toda Europa: 620 metros de altura.

Un lugar alucinante donde las historias y el rugir del viento y mar nos hacen ver imágenes increíbles y fascinantes. Dicen en esta tierra que tras la romería de septiembre y al caer la noche se escuchan el sonido de pasos perdidos en la oscuridad y lamentos de pecadores arrepentidos en busca del perdón del Santo Apóstol. Dicen en esta tierra que se ha de llegar en vida al lugar del Santo. Temen en esta tierra que, al llegar la última hora, no exista descanso para los mortales de mala condición que en su inmensa incredulidad y rebeldía no hayan ofrendado al Santo con, al menos, una visita al santuario.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal